jueves, 15 de marzo de 2012

LA MÚSICA EN EL TEATRO DE GARCÍA LORCA. PARTE PRIMERA



En el prólogo que realiza en 1960 José Bergamín Gutiérrez (Madrid, 1895 -Fuenterrabía, Guipúzcoa, 1983) al libro de partituras de Gustavo Pittaluga “Canciones del teatro de García Lorca” (Madrid: Unión musical, 1960), nos decía el poeta:

Nunca nos parece la voz del poeta en Federico García Lorca tan fiel a sí misma como cuando apresa en sus ecos el aire perdido de una cancioncilla popular. Nunca nos parece tan originalmente suya, tan auténticamente suya - “en su esencia y en su forma”, como él mismo diría -. Y es que en esas canciones se cumple una tradición granadina que tiende, en la poesía, no a disminuir sino a miniar o miniaturizar sus manifestaciones expresivas con levedad y gracia breve. Algunas veces hablé con el poeta de esa tradición de su tierra -en sus mejores líricos y dramáticos-; de esas raicillas invisibles de su poesía que les dieron savia a sus canciones: raicillas hondas de esa tierra andaluza suya particular: su singularidad misma.

Singularizar la poesía de Federico García Lorca, por sus canciones, en este particularismo andaluz, enfocándola de ese modo apretado y justo, no sólo no le quita su alcance universal, sino que se lo ofrece con más ahínco; con más seguridad y trascendencia de universalidad verdadera. Del mismo modo que singularizar en su ámbito gaditano muy particular (particularmente milenario) la de Rafael Alberti. O en sus horizontes marinos de melancólica lejanía, muy particularmente moguereña, la de Juan Ramón Jiménez. Y por los sinuosos pasillos callejeros de Sevilla, sonoros de sombra y de sueño, el canto y encanto de Bécquer, Ferrán, los Machado... Estos poetas son “andaluces universales” por haber sido siempre en su vida y seguir siéndolo en su poesía para siempre tan particular y singularmente andaluces.

El andaluz singularísimo, particularísimo, que fue Federico García Lorca en su vida, en su poesía, lo fue, suele decirse, por su apego y seguimiento vivo de lo popular. En su teatro, siempre lírico (como lo fue el barroco español lopista-calderoniano a cuya estirpe pertenece), siempre o casi siempre aparece -como en el de Lope- el cantar o copia de viva tradición popular. No hay línea fronteriza exacta que pueda asegurarnos su anonimato o la participación del poeta en él. Este “duendecillo” de lo popular, cuando no tropieza con el folklorista, el gramático que lo academiza para encasillarlo o clasificarlo en su colección, para disecar anatómica-mente su fantasma, vuela, escapa, huye, desaparece en el eco mismo de la canción, que el poeta recoge, como un eco, en efecto, en su esencia, para volver a darle forma viva; para aprisionarlo tal vez, aunque sea fugazmente, en ella.

Escuchemos con atención esos ecos como voz íntima, secreta, de esta singularísima poesía de Federico García Lorca. Desde la estremecedora melancolía que tiembla en sus versos de “Marianita Pineda” hasta la despojada resonancia que descarna su voz en los diálogos de “La casa de Bernarda. Alba”. Aquí y allá, humildemente escondidas entre sus escenas teatrales, estas cancioncillas parecen un adorno musical, dolorido o gracioso, solamente. Son mucho más. Son el ritmo vivo de su pulso, el latido oculto de la sangre que alienta y sustenta de poesía la figuración maravillosa.




LA MÚSICA EN EL TEATRO DE GARCÍA LORCA.-



Según escribió Santiago Ontañón, escenógrafo de las obras de Lorca, en su libro “Unos pocos amigos verdaderos” (Madrid: Fundación Banco Exterior, 1988. p.145): “...toda la música teatral de Federico está salvada por un servidor; gracias a que siempre tuve buen oído y buena memoria, y a la de las hermanas del poeta, Concha e Isabel. Esa memoria y el saberlas cantar, hizo posible que Gustavo Pittaluga las pudiera musicar, y así constaba en las primeras ediciones que sacó la Unión Musical Española”.

Gustavo Pittaluga González del Campillo (Madrid, 1906 - 1975) en 1960 (estando aun en su exilio de México) edita en España el libro de partituras “Canciones del teatro de Lorca”, una serie de canciones y melodías que utilizaba el poeta para las obras de teatro “Los títeres de cachiporra”, “Mariana Pineda”, “La zapatera prodigiosa”, “Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín”, “Bodas de Sangre” y “Yerma”. En el libro, tras la presentación de José Bergamín, aparece una “nota del editor” que nos dice:

No ignora el amante de la obra de Federico García Lorca la profunda vocación musical del poeta, ni su profunda intuición musical, pareja con la que tenía del teatro.
En su obra dramática, en efecto, García Lorca exige, mediante indicaciones precisas, concretísimas, una música determinada, cuya interpretación está expresamente designada, y en la que toman parte actores, coros, solistas e instrumentos, unas veces formando parte de la acción, y otras, sirviéndola.

En vida, cuando dirigía el montaje de sus obras, García Lorca, al piano, enseñaba a los actores e intérpretes lo que habían de cantar o tocar. Estas músicas, unas veces designadas entre las melodías folklóricas puras, que tan bien conocía; otras inventadas, por lo general a imagen y semejanza de aquéllas; o “deseadas” por él, como cuando pide “Suenan dos clarines y un tambor” o “Sonata”; no quedaron escritas, y solamente se conservaban en la memoria de sus hermanos, de sus amigos, con evidente riesgo de que se perdieran para siempre.

Era, pues, necesario y urgente evitar esta pérdida, que supondría el que las generaciones futuras no pudieran conocer las obras dramáticas de García Lorca con el color y el aroma exacto con d que él las concibió.

Este trabajo, encomendado por sus herederos -su madre, en vida entonces, [fallecida en Madrid en 1959], y sus hermanos- que ahora presenta al público Unión Musical Española, ha sido realizado por Gustavo Pittaluga, gran amigo y colaborador del poeta, gracias a la memoria fiel de sus hermanas Concha e Isabel, y a la de su también entrañable amigo Santiago Ontañón.

Santiago Ontañón colaboró con Lorca en el montaje de las obras “El maleficio de la mariposa” (su primera obra teatral) y en “Bodas de sangre”. Tras la guerra se exilia en Santiago de Chile en 1940, y en los años 50 regresa a España. Murió en Madrid en 1989. Gustavo Pittaluga regresó a Madrid en 1962, apartándose de su actividad profesional y muriendo 13 años después de editar este libro.






LORCA CON MARGARITA XIRGU

Federico García Lorca es conocido tanto por su poesía como por sus obras teatrales, pero en ambas podemos ver la gran importancia que tuvo para él la música. Si su poesía es tan musical que le han puesto música y han sido cantados la gran mayoría de sus poemas, con diferentes versiones y estilos musicales, en su teatro nos encontramos con personajes que cantan canciones de las que él mismo compone la música, además de poemas y monólogos largos en los que se han fijado los cantantes y compositores para ponerles música y grabarlos posteriormente.


En este trabajo, vamos a analizar todas sus obras teatrales en tres entregas. Lorca compuso doce obras dramáticas (además de otra inconclusa). Estas obras que vamos a estudiar son la siguientes:








PARTE PRIMERA:

1. El maleficio de la mariposa (1920).

2. Los títeres de cachiporra. Tragicomedia de don Cristóbal y la señá rosita (1922).

3. Mariana Pineda (1927).

4. La zapatera prodigiosa (1930).



PARTE SEGUNDA:

5. El público (1930).

6. Así que pasen cinco años (1930).

7. Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín (1933).

8. Bodas de sangre (1933).



PARTE TERCERA:

9. Retablillo de Don Cristóbal (1934).

10. Yerma (1934).

11. Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores (1935)

12. La casa de Bernarda Alba (1936).




Es un trabajo integral, pues abarca todas las clases de música. Se han dividido en tres apartados:
A. Música popular (cantautores, acústicos, grupos, jazz, etc.).
B. Música flamenca (cante jondo, copla, etc.).
C. Música clásica (coral, vocal, etc.).


1. EL MALEFICIO DE LA MARIPOSA (1920).-


El maleficio de la mariposa es la primera obra teatral de Federico García Lorca, escrita en 1920 y estrenada en ese mismo año en el Teatro Eslava de Madrid, suponiendo un total fracaso para su autor. El texto, escrito en verso, es una parábola sobre la frustración, el amor y la muerte y es protagonizado por unos insectos que proporcionan a la historia un ambiente de cuento infantil. 

La obra consta de varios personajes: Curianito, el Nene; Doña Curiana; Curianita Silvia; Alacranito, el cortamimbres; Mariposa; Curianas guardianas; Gusano número 1; Gusano número 2; Gusano número 3 y otros.





A. El único cantante que ha cantado versos de esta obra ha sido Amancio Prada (Ponferrada, León, 1949), que en 1998 contribuye a la obra colectiva llamada “Federico García Lorca. De Granada a la luna” (dos CD editados para conmemorar el centenario del nacimiento del poeta, en los que graban artistas españoles y extranjeros, cantando poemas de Lorca), con el tema “Canción de la mariposa(Código SGAE: 3.658.351; Código ISWC: T-041.475.872-7). Estaba en el corte 6 del disco 1.


Amancio Prada cantaba y tocaba la guitarra, acompañado por Rafael Domínguez (violoncelo) y Enrique de Melchor (guitarra flamenca). Steve Taylor fue el técnico de grabación y el tema fue grabado en Madrid en febrero-marzo de 1998. 

Esta canción forma parte del Acto II, escena III (Mariposa y Curianas). En la obra de teatro, el personaje llamado Mariposa, despertando, canta esta canción y, al final del monólogo “la mariposa mueve las alas con lentitud”:



Volaré por el hilo de plata;
mis hijos me esperan,
allá en los campos lejanos, 
hilando en sus ruecas.

 
Volaré por el hilo de plata;

yo soy el espíritu de la seda.
Vengo de un arca misteriosa
y voy hacia la niebla.



Que cante la araña en su cueva;
que el ruiseñor medite mi leyenda;
que la gota de lluvia se asombra,
al resbalar sobre mis alas muertas.


Soy la muerte y la belleza.



Hilé mi corazón sobre mi carne
para rezar en las tinieblas;
y la Muerte me dio dos alas blancas,
pero cegó la fuente de mi seda.


Ahora comprendo el lamentar del agua,
y el lamentar de las estrellas,
y el lamentar del viento en la montaña,
y el zumbido punzante de la abeja.


Porque soy la muerte y la belleza.


Lo que dice la nieve sobre el prado
lo repite la hoguera;
las canciones del humo en la mañana,
las dicen las raíces bajo tierra.


Volaré por el hilo de plata;
mis hijos me esperan;
vengo de un arca misteriosa
y voy hacia la niebla.



Que cante la araña en su cueva,
que el ruiseñor medite mi leyenda;
que la gota de lluvia se asombre
al resbalar sobre mis alas muertas.


Soy la muerte y la belleza
 

A. Esta canción también ha aparecido en los discos de Amancio Prada “Escrito está” de 2001 (corte 4)









y en “Sonetos y canciones de Federico García Lorca” de 2002 (corte 16).










2. LOS TITERES DE CACHIPORRA. TRAGICOMEDIA DE DON CRISTÓBAL Y LA SEÑÁ ROSITA (1922). -



El primer manuscrito de “Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita” está fechado el 5 de agosto de 1922 con el título de “Títeres de Cachiporra”. Contiene los cuadros 1, 5 y 6. En este manuscrito se especifica que “nació de una comedia de Shakespeare desgraciadamente pedida”. En una carta dirigida a Ángel Ferrant, hace una clara referencia al autor inglés, al afirmar que “el mosquito es el Puck de Shakespeare, mitad duende, mitad niño mitad insecto”. Esta misma versión fue leída por el autor a Falla y al periodista José Mora Guarnido. Se estrenó en la fiesta de Reyes de 1923, y Falla ejecutó con el piano las adaptaciones de la música que le sugirió García Lorca, con material propio y con canciones populares.  

La completó como una “Farsa guiñolesca en seis cuadros y una advertencia”, y después de su fusilamiento, se representó durante la guerra civil, desde el día 10 de septiembre hasta el día 11 de octubre de 1937, en el teatro de la Zarzuela de Madrid, por la compañía “Teatro de Arte y propaganda” dirigida por María Teresa León y con los “Coros Confederales” dirigidos por el Maestro Urrestarazu (antiguo maestro de los coros de San Francisco El Grande). La representación del día 24 de septiembre se realizó “pro editorial de la juventud y en honor de la 46 división” como indica un anuncio aparecido en el diario “Ahora” de las Juventudes Socialistas Unificadas. 

Como indica el anuncio, el compositor Jesús García Leoz (Olite, Navarra, 1904 - Madrid, 1953) compuso en 1937, música para el estreno de esta obra (un año después del fusilamiento del poeta). Era una partitura que tenía siete partes, donde él mismo anota “sobre letras populares revisadas por García Lorca” (Archivo General de Navarra: Partitura autógrafa integrada por siete números. Borradores firmados del 26 al 29 de agosto de 1937; la partitura general completa, está firmada del 30 de agosto al 3 de septiembre de 1937).


En 1947 edita “Tríptico de canciones” para canto y piano (Madrid: Editora Nacional, colección: Cuadernos de música española, 1947), que llevan una inscripción unitaria en la Sociedad de autores (Código SGAE: 11.992; Código ISWC: T-041.005.337-0) y que fueron reeditadas en los 60 (Madrid: Unión Musical Española, 1965),


La primera la titula “Por el aire van” y está en el “Cuadro primero. Escena III” (Sala baja en casa de doña Rosita. Al fondo, una gran reja y puerta. Por la reja se ve un bosquecillo de naranjos. Rosita está vestida de rosa y lleva un traje de polisón, lleno de bandas y puntillas. Al levantar el telón está sentada bordando en un gran bastidor).

La voz de Cocoliche (cantando, acompañado de la guitarra):

Por el aire van
los suspiros de mi amante
por el aire van,
van por el aire.

ROSITA (Cantando.)

Por el aire van
los suspiros de mi amante,
por el aire van,
van por el aire.

La segunda, la titula “De Cádiz a Gibraltar”, y está en el “Cuadro tercero. Escena primera” (una taberna de pueblo. Al fondo, barriles y jarras azules en las blancas paredes. Un viejo cartel de toros y tres candiles. Noche. El tabernero está detrás del mostrador. Es un hombre en mangas de camisa, con el pelo tieso y la nariz chata. Se llama Espantanublos. A la derecha, un grupo de Contrabandistas clásicos, vestidos de terciopelo, (con barbas y trabucos, juegan y cantan.







CONTRABANDISTA 1

De Cádiz a Gibraltar
¡qué buen caminito!
El mar conoce mi paso
por los suspiros.
Ay muchacha, muchacha,
¡cuánto barco en el puerto de Málaga!
De Cádiz a Sevilla
¡cuántos limoncitos!
El limonar me conoce
por los suspiros.
Ay muchacha, muchacha,
¡cuánto barco en el puerto de Málaga!


Y la tercera la llamó “A la flor, a la pitiflor”, está en el “Cuadro quinto. Escena II” (La escena representa una calle andaluza, con las casas blancas. En la primera casa hay una zapatería; en la segunda, una barbería, con el espejo y el sillón al aire libre. Más allá, un gran portón con este letrero: PARA TODOS LOS DESENGAÑADOS DEL MUNDO. Sobre la puerta, un gran corazón de gran tamaño atravesado por siete espadas. Es la mañana. En su zapatería está Cansa-Almas sentado en su banco, cosiendo una bota de montar y, esperando junto al silloncillo, Figaro, vestido de verde, con redecilla negra y tufos, afilando una navaja con un largo suavizador).




JOVENCITA. (Cantando y tocando los palillos)

Tengo los ojos puestos
en un muchacho,
delgado de cintura,
moreno y alto.
A la flor, a la pitiflor,
a la verde oliva...
A los rayos del sol
se peina la niña.

TODOS
A la flor... etc.

JOVENCITA
En los olivaritos,
niña, te espero,
con un jarro de vino
y un pan casero.

TODOS
A la flor... etc.


Estas canciones fueron grabadas por numerosos cantantes líricos. Orquestada, fue estrenado por la soprano Consuelo Rubio (Madrid, 1927 - 1981), con la orquesta dirigida por Ataúlfo Argenta en 1950, en el Teatro Principal de Vitoria, el 18 de noviembre de 1950.

La primera grabación que se hizo fue la realizada en 1950 por la soprano Toñy Rosado (Antonia Rosado Casas: Madrid, 1923 - 1996), con la Gran Orquesta Sinfónica de la casa Columbia. Aparecieron las tres canciones en la cara B de un disco MP (disco mediano de 25 cm. de 78 revoluciones por minuto), que contenía en la cara A, canciones de la zarzuela “La chavala” de Ruperto Chapí.




Aquí podemos escucharla, en una digitalización realizada por la Biblioteca Nacional de España.

http://bdh.bne.es/bnesearch/CompleteSearch.do?visor=&text=&field1val=%22Garc%c3%ada+Leoz%2c+Jes%c3%bas%22&showYearItems=&field1Op=AND&numfields=1&exact=on&textH=&advanced=true&field1=autor&completeText=&pageSize=1&pageSizeAbrv=30&pageNumber=11 

Al año siguiente, García Leoz introdujo el tríptico en la película “La canción de la Malibrán”, de Luis Escobar (1951), que reconstruía la vida de la cantante de ópera de origen español María Malibrán (María Felicia García Sitches: París, 1808 - Mánchester, Inglaterra, 1836). Las canciones son interpretadas por la cantante María Morales (María de los Ángeles Morales: Madrid, 1929 - 2013), con la Orquesta nacional de Cámara bajo la dirección de Ataúlfo Argenta, cuya banda sonora la integran obras de Mozart (El barbero de Sevilla); de Rossini (La sonámbula y Norma); de Bellini (Las bodas de Fígaro); de Manuel García (Polo) y las tres canciones de Lorca y García Leoz.




En 1959, la mezzosoprano Teresa Berganza Vargas (Madrid, 1935), que llevaba cuatro años como cantante, graba estas tres canciones en un LP llamado “Recital de Teresa Berganza”, acompañada al piano por su marido (casados dos años antes), Félix Lavilla. También se realizó en la discográfica Columbia (cara A, cortes 9-11).









El disco se editó en 1973 en Columbia, con el título “Genios de la música española. Vol. 46” (cara A, cortes 9-11).














También en 1959, la soprano Pilar Lorengar (Pilar Lorenza García Seta: Zaragoza, 1928​ -  Berlín, Alemania, 1996), acompañada al piano por Félix Lavilla Munarriz, realizó una nueva grabación, también en la discográfica Columbia, y en un disco LP llamado “Recital de Pilar Lorengar” (Cara B; cortes 2-4).












Estas grabaciones aparecieron también en 1973 en el disco LP “Genios de la música española. Vol. 26”   Columbia GML 2026 LP, 1973 (Cara B; cortes 2-4).












Y en el CD “Recital de canciones” (Meta-Vocación musical, 2013).









En 1992 fue la soprano María Bayo (María Josefina Bayo Jiménez: Fitero, Navarra, 1961), la que los graba en el CD “Canciones españolas”, con el pianista Juan Antonio Álvarez Parejo (cortes 19-21).







En 1995 fue la mezzosoprano Elena Gragera (Badajoz, 19-) acompañada al piano por Antón Cardó la que los grabó. Está en el CD “García Lorca en la música. Canciones para voz y piano” (cortes: 4-6).






En 1998 se graban nuevamente a cargo de la mezzosoprano María José Montiel (Madrid, 1968), acompañada al piano por Fernando Turina, en un CD llamado “Lorca. Lieder recital” (cortes 7-9).







Y en 1999, las graba la soprano Elisa Belmonte Useros (Albacete, 19-) acompañada por el piano de Xavier Parés, en el CD “Paseo por la poesía. I, De Garcilaso a Rafael Alberti” Bureo Producciones EB 001 (cortes 14-16).






A principios de 2017, la soprano Ainhoa Arteta, acompañada del pianista Rubén Fernández Agirre, dieron recitales en homenaje a García Lorca, en los que incluyeron estos temas.
  
Aquí podemos escucharlas en la voz de Cristina Toledo (soprano), con Aurelio Viribay el piano) Almería, 27-10-2017

TRIPTICO DE CANCIONES


3. MARIANA PINEDA (1927). -

La obra Mariana Pineda, subtitulada “Romance popular en tres estampas” está basada en la vida de Mariana de Pineda Muñoz, figura relevante de la restauración absolutista en España del siglo XIX. Se escribió entre 1923 y 1925, y se representó por primera vez en el Teatro Goya de Barcelona, el 24 de junio de 1927 con decorados de Salvador Dalí e interpretando Margarita Xirgu el papel principal (Mariana Pineda).

Lorca hace uso de un romance popular sobre el mismo tema, adaptando la letra. En el prólogo de la obra nos dice:
   


“Telón representando el desaparecido arco árabe de las Cucharas y perspectiva de la plaza Bibarrambla, en Granada. La escena estará encuadrada en un margen amarillento, como una vieja estampa, iluminada en azul, verde, amarillo, rosa y celeste. Una de las casas que se vean estará pintada con escenas marinas y guirnaldas de frutas. Luz de luna. Al fondo, las Niñas cantarán, con acompañamiento, el romance popular”: 



¡Oh! Qué día tan triste en Granada,

que a las piedras hacía llorar,

al ver que Marianita se muere

en cadalso por no declarar.



Marianita, sentada en su cuarto,

no paraba de considerar:

“Si Pedrosa me viera bordando

la bandera de la Libertad”.

(Más lejos)

¡Oh, qué día tan triste en Granada,

las campanas doblar y doblar!

(De una ventana saldrá una Mujer con un velón encendido. Cesa el Coro.)
Mujer: ¡Niña! ¿No me oyes?
Niña: (Desde lejos.)¡Ya voy!
(Por debajo del arco aparece una Niña vestida según la moda del año 1850, que canta.)

Como lirio cortaron el lirio,

como rosa cortaron la flor,

como lirio cortaron el lirio,

mas hermosa su alma quedó.

(Lentamente, entra en su casa. Al fondo, el Coro continúa.)

¡Oh! Qué día tan triste en Granada,

que a las piedras hacía llorar.



Este romance popular adaptado por García Lorca, ha sido grabado por muchos coros y grupos folclóricos en su versión tradicional (Lombarda, Joaquín Díaz, Nuevo Mester de Juglaría, etc.). En la versión de García Lorca, se grabó para la serie de TVE “Proceso a Mariana Pineda” dirigida por Rafael Moreno.



4. LA ZAPATERA PRODIGIOSA (1930).-


Resultado de imagen de "la zapatera prodigiosa"Lleva el subtítulo de “Farsa violenta en dos actos”. Fue estrenada en 1930 y es una alegoría del alma humana inspirada en el espíritu femenino: un matrimonio por conveniencia donde la mujer lucha entre su realidad y sus verdaderos deseos (el ser humano se debate entre aquello que le presenta el destino y lo que él desea íntimamente). Se estrenó en el Teatro Español de Madrid el 24 de diciembre de 1930, con Cipriano Rivas Cherif como director y Margarita Xirgu como la Zapatera.

En el Acto I los personajes cantan dos canciones populares recogidas y armonizadas por Lorca: “Anda jaleo” y “Los reyes de la baraja”. En ese mismo Acto aparece una canción, cuando el personaje llamado Niño, que está con una mariposa, “en voz baja y como encantando a la mariposa, canta”


Mariposa del aire
¡que hermosa eres!
Mariposa del aire
dorada y verde.

Luz de candil…
Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.

No te quieres parar,
pararte no quieres…
Mariposa del aire,
dorada y verde.

Luz de candil…
Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
quédate ahí.

Mariposa ¿estás ahí?


FUMAR EN BERLÍN (1998)
Esta canción ha sido musicada y grabada en 1998 por el cantautor granadino Esteban Valdivieso (Esteban Valdivieso García: Nador, Marruecos, 1951 - Granada 2008), en el disco “Fumar en Berlín”, con el título “La mariposa” (corte 5). 







En el Acto II de la obra aparece también otra canción cantada por el niño. La escena es la siguiente: 
NIÑO (cantando y siguiendo el compás) Verás. 



La señora Zapatera,
al marcharse su marido,
ha montado una taberna
donde acude el señorío.

NIÑO (El Niño lleva el compás con la mano en la mesa)

Quién te compra, Zapatera,
el paño de tus vestidos
y esas chambras de batista
con encaje de bolillos.

Ya la corteja el Alcalde,
ya la corteja don Mirlo.
Zapatera, Zapatera,
Zapatera, ¡te has lucido!



GERMAINE MONTERO
Ha sido grabada por Germaine Montero en Francia, con el título “Zapatera”, apareciendo en varios discos (“Poemes et chansons de Federico García Lorca”, en el corte B1; “Présence de Lorca”, “Lament on the death of a bullfighter”, en el corte 15 con el título “La zapatera prodigiosa: The shoemaker's wife” en 1997).





  


 
LAMENT ON ... (1997)
LAMENT ON ...

        






















SOLEDAD BRAVO CANTA (1968)
Y también con el mismo título, fue grabada por Soledad Bravo (Logroño, La Rioja, 1943), en Venezuela, en 1968, en el disco “Soledad Bravo canta” (corte B3).













FUMAR EN BERLÍN (1998)
También la grabó Esteban Valdivieso en el disco "Fumar en Berlín" con el título de “La zapatera prodigiosa” (corte 9).













RETABLILLO DE DON CRISTÓBAL (1932).-


El retablillo de Don Cristóbal es una farsa para guiñol en un acto. El primer montaje se realiza en la trastienda del Teatro Avenida de la ciudad de Buenos Aires. Este hecho ocurrió durante el viaje que el poeta realiza entre 1933-1934.


No he localizado ninguna canción grabada sobre este texto de Lorca, aunque Manuel de Falla parece que compuso una música ambiental para la representación de la obra, pero sin letra.


 







EL PÚBLICO (1930).-

Esta obra (drama en cinco cuadros) fue escrita en 1930, pero no fue estrenada hasta 1986. Ha sido considerada una de las obras de teatro más importantes del siglo XX. Obra surrealista, en la que se mantiene ambiguo qué partes son una alucinación y cuales una realidad dramática, estudia los deseos homosexuales reprimidos y defiende el derecho a la libertad erótica. En ella también aparecen cantando algunos de sus personajes.

La primera está en el cuadro tercero. El personaje llamado Julieta, “saltando del sepulcro”, dice: “Por favor. No he tropezado con una amiga en todo el tiempo, a pesar de haber cruzado más de tres mil arcos vacíos. Un poco de ayuda, por favor. Un poco de ayuda y un mar de sueño”, y comienza a cantar esta canción (al concluir de cantar. “un tumulto de espadas y voces surge al fon­do de la escena).


ROBERT WYATT
Un mar de sueño.
Un mar de tierra blanca,
y los arcos vacíos por el cielo.

Mi cola por los mares, por las algas.
Mi cola por el tiempo.
Por mar el tiempo.

Playa de los gusanos leñadores
y delfín de cristal por los cerezos.

¡Oh puro amianto de final!
¡Oh ruina!
¡Oh soledad sin arco!
¡Mar de sueño!






F.G.L. DE GRANADA A LA LUNA (1998)
Esta canción, con el título de “La canción de Julieta”, la grabó Robert Wyatt  en el trabajo colectivo ya mencionado llamado “Federico García Lorca. De Granada a la luna”, en el corte 7 del disco 2º. Robert Wyatt (Robert Wyatt-Ellidge: Bristol, Gran Bretaña, 1945) es un músico inglés conocido por ser miembro fundador de Soft Machine, una de las bandas prominentes de la llamada escena de Canterbury del rock progresivo. La cancion fue grabada en el estudio de Phil Manzanera en Londres, en febrero de 1998. La música, la voz, los teclados, la percusión y la trompeta es del propio Wyatt. Le acompaña al contrabajo Chucho Merchán.


Al final del cuadro cuarto hay otra canción que interpreta el personaje denominado Pastor Bobo, por la que es mencionada como “Solo del Pator Bobo”. Con el telón cerrado, aparece una cortina azul y “en el centro, un gran armario lleno de caretas blancas de diver­sas expresiones. Cada careta tiene su lucecita delante. El Pastor Bobo viene por la derecha. Viste de pieles bárbaras y lleva en la cabeza un embudo lleno de plumas y ruedecillas. Toca un aristón y danza con ritmo lento. La canción es esta:

 

ENRIQUE MORENTE
El pastor bobo guarda las caretas
Las caretas
de los pordioseros y de los poetas
que matan a las gipaetas
cuando vuelan por las aguas quietas.
Careta
de los niños que usan la puñeta
y se pudren debajo de una seta.
Caretas
de las águilas con muletas.
Careta de la careta
que era de yeso de Creta
y se puso de harinita color violeta
en el asesinato de Julieta.
Adivina. Adivinilla. Adivineta        
de un teatro sin lunetas
y un cielo lleno de sillas
con el hueco de una careta.
Balad, balad, balad, caretas.

(Las Caretas balan imitando las ovejas y alguna tose.)

Los caballos se comen la seta
y se pudren bajo la veleta.
Las águilas usan la puñeta
y se llenan de fango bajo el cometa,
y el cometa devora la gipaeta
que rayaba el pecho del poeta.
¡Balad, balad, balad, caretas!
Europa se arranca las tetas,
Asia se queda sin lunetas
y América es un cocodrilo
que no necesita careta.
La musiquilla, la musiqueta
de las púas heridas y la limeta.

(Empuja el armario, que va montado sobre ruedas, y desaparece. Las Caretas balan.)

OMEGA (1996)
La primera versión que se grabó de esta canción fue la aparecida en el disco “Omega” de Enrique Morente y Lagartija Nick en 1996. El tema se llamó “Solo del pastor bobo” (corte 3) y lo interpreta Estrella y Enrique Morente. La música es de José Antonio Salazar. En esta versión se omiten los versos 15-19.








F.G.L. DE GRANADA A LA LUNA (1998)
Otra versión que se ha grabado de esta canción apareció también en el mencionado trabajo de 1998 “Federico García Lorca. De Granada a la luna”. El tema lo grabó el grupo “Los enemigos” y lo titularon como el verso 19: "Balad, balad, balad caretas" (se encuentra en el disco 1, corte 4). Esta versión también ha aparecido en los discos: “Nada”, de 1999 (corte B6) y "Obras escocidas (1985-2000)” de 2001 (corte 3 del disco 2º).






NADA (1999)
OBRAS ESCOCIDAS (2001)
   












LOS ENEMIGOS

El grupo “Los Enemigos” se formó en 1985 en Madrid y ha sido durante 20 años una de las bandas más importantes del rock español. El grupo está formado actualmente por: Josele Santiago (guitarra y voz), Fino Oyonarte (bajo) y Chema “Animal” Pérez, (batería) y Manolo Benítez (guitarra) que fueron los que grabaron este poema de Lorca con música de autoría colectiva.








DISCOGRAFÍA.-



1. EL MALEFICIO DE LA MARIPOSA:

VV.AA.: Federico García Lorca. De Granada a la luna, 2CD (Sombra Records SRCD002, 1998).
AMANCIO PRADA: Escrito está, CD (Emi-Odeón 1245 55712, 2001).
---. Sonetos y canciones de Federico García Lorca, CD (Camaina Producciones Artísticas, 2002).


2. TÍTERES DE CACHIPORRA. TRAGICOMEDIA DE DON CRISTÓBAL Y LA SEÑÁ ROSITA. -
VV. AA: La chavala. Fue mi mare la gitana / Por el aire van; De Cádiz a Gibraltar; A la flor, a la pitiflor: tríptico MP (Columbia RG 16.157, 1950.
TERESA BERGANZA: Recital de Teresa Berganza, LP (Columbia CCL 32.031, 1959).
---. Genios de la música española. Vol. 46, LP (Columbia GML 2046 LP, 1973)
PILAR LORENGAR: Recital de Pilar Lorengar, LP (Columbia CCL 32.037, 1959).
---. Genios de la música española. Vol. 26, LP (Columbia GML 2026 LP, 1973).
---. Recital de canciones, CD (Meta-Vocación musical, 2013).
MARÍA BAYO: Canciones españolas, CD (Clave records 50-9205, 1992).
ELENA GRAGERA: García Lorca en la música. Canciones para voz y piano, CD (Salinas Records EKCD 404, 1995).
MARÍA JOSÉ MONTIEL: Lorca. Lieder recital, CD (RBA Música-Ensayo ENY9804, 1998).


3. MARIANA PINEDA:

VV.AA.: Proceso a Mariana Pineda, DVD, (Divisa, 2002).


4. LA ZAPATERA PRODIGIOSA:

ESTÉBAN VALDIVIESO: Fumar en Berlín, CD (Ámbar, 1998).
GERMAINE MONTERO: Poemes et chansons de Federico García Lorca, LP (Phaté-Marconi ATX 106, 1969). Editado en Francia.
---. Présence de Lorca, LP (Le chant du monde LDX 61312). Editado en Francia.
---. Lament on the death of a bullfighter, CD (Vanguard classics B0000023FY, 1997). Editado en Francia.
SOLEDAD BRAVO: Soledad Bravo canta, LP (América/Promus, 1968). Editado en Venezuela.


5. EL PÚBLICO:

ENRIQUE MORENTE & LAGARTIJA NICK: Omega, CD (El europeo ELM 001, 1996).
VV.AA.: Federico García Lorca. De Granada a la luna, 2CD (Sombra Records SRCD002, 1998).
LOS ENEMIGOS: Nada, LP (Alkilo discos, 1999).
---. Obras escocidas (1985-2000), 2MC, 2CD (Chewaka-Virgin Records, 2001), 2LP (Alkilo Discos, 2001).

3 comentarios:

  1. Veo que, por fin, aparece Enrique Morente, aunque sea con el "Pastor Bobo" de G. Lorca. Este cantaor ha musicado a muchísimos poetas, pero no veo que usted lo cite en su blog. Por ejemplo, se adelantó a Serrat grabando hacia 1971 un "Homenaje a Miguel Hernández". Si quiere, puedo facilitarle los cantes donde usa textos de Hernández. Saludos desde Córdoba

    ResponderEliminar
  2. Hasta ahora, he mencionado a Enrique Morente (además de en la página que usted menciona), en las siguientes páginas:

    1º "Antonio Machado y el flamenco" (por su disco "Despegando", en el que canta un poema de Antonio Machado)
    http://cancionypoema.blogspot.com.es/2011/02/antonio-machado-y-el-flamenco.html#comment-form

    2º "Luis Cernuda I: La realidad y el deseo" (por su disco "Sueña la Alhambra" donde canta un poema de Luis Cernuda)
    http://cancionypoema.blogspot.com.es/search/label/LUIS%20CERNUDA

    3º "Centenario del libro Cante Hondo I y II" (por su disco "Sacromonte" donde canta dos poemas de Manuel Machado)
    http://cancionypoema.blogspot.com.es/search/label/MANUEL%20MACHADO

    4º "Pedro Garfias" (donde menciono tres discos: “Esencias flamencas” ,“Alegro, soleá y fantasía de cante jondo” y
    “Misa flamenca” donde canta poemas de Pedro Garfias)
    http://cancionypoema.blogspot.com.es/search/label/PEDRO%20GARFIAS

    5º En la página "Rafael Alberti y el flamenco" (por el disco "Guitarra suena" donde canta un poema de Rafael Alberti)
    http://cancionypoema.blogspot.com.es/2011/10/rafael-alberti-y-el-flamenco.html

    Si no he escrito sobre el disco que menciona es porque no ha surgido la ocasión. Presisamente estaba preparando una página sobre "Miguel Hernández y el flamenco" que la terminaré en unas semanas).

    Gracias por su interés. Un saludo:

    ResponderEliminar