miércoles, 5 de junio de 2013

MORLA LYNCH Y LA MÚSICA



MORLA LYNCH.-


Se han publicado recientemente por una editorial sevillana, los diarios que escribió en su estancia en España, el diplomático chileno Carlos Morla Lynch (Carlos María Vicuña Lynch: Santiago de Chile, 1885 - Madrid, 1969; su padre cambió María por Morla). Llevan por título: “En España con Federico García Lorca” (2008) y “España sufre: diarios de guerra de un Madrid republicano” (2011). En el primero de ellos es el que nos interesa en esta página de música y poesía, pues entre sus notas (y las partituras que aparecen en los apéndices) vemos que Carlos Morla se dedicó a musicar poemas de sus amigos y contertulios poetas.       


Diplomático chileno destinado en Madrid durante la II República y la Guerra Civil, estos diarios son una buena fuente documental para conocer la vida intelectual española de ese periodo. En su casa madrileña, Morla se reunía con buena parte de los escritores de la época que pasaban o residían en Madrid, incluidos la llamada posteriormente “Generación del 27”. Entre otros: García Lorca, Luis Cernuda, Manuel Altolaguirre, Rafael Alberti, Jorge Guillén, José Bergamín, Vicente Aleixandre, Luis Rosales, Pedro Salinas, Eugenio D’Ors y Salvador de Madariaga, pasaron por su salón. También  los chilenos Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Gabriela Mistral les honraron con su amistad.

De todos ellos, sin embargo, era Federico García Lorca quién mantenía una relación más profunda con Morla Lynch. Lorca solía concurrir casi a diario, a las nueve de la noche. Allí, en un rincón del salón tenía su guitarra con la que animaba a los concurrentes. Pero muchas veces tocaba el piano, sólo o con Carlos. 

Esta edición no es la primera, pero está aumentada respecto a las dos ediciones anteriores (Aguilar, 1957 y 1958), que debieron sufrir la censura franquista. Las menciones al ambiente político de esos años; la revolución de Asturias de 1934; además de incluir las cartas de Federico y partituras sobre des poemas de éste, uno de Alberti y uno de Villalón. 


LAS CANCIONES.- 

Carlos Morla había escrito antes de llegar a España (en su destino en Francia como embajador), algunas canciones dedicadas a Colomba, su hija fallecida en París el 8 de agosto de 1928. Ya en Madrid, el 12 de abril de 1933, después de asistir con su amigo el músico chileno Acacio Cotapos y Federico García Lorca a un concierto de la soprano Carlota Dahmen, van los tres a su casa y decide recordarlas y las canta de nuevo. Al escucharlas, Cotapo le propone darle clases de armonía. La primera lección fue ese mismo día y según él: “No le he entendido nada. Me pareció que hablaba demasiado para explicarme cosas que, en el fondo, deben ser sencillas.” (pág. 340).

El 27 de mayo dice que sigue tomando clases de armonía con Cotapos y que “Me interesan y me exasperan a un tiempo” (pág. 348).

Según se va desgranando en las páginas de este diario, Morla compuso un total de 16 musicaciones de diferentes poemas que fue conociendo por sus autores. Esta es la lista según el orden de aparición en el libro:


  1. Despedida (Federico García Lorca). Del libro “Canciones 1921-1924”.
  2. Cazador (Federico García Lorca). Del libro “Canciones 1921-1924”
  3. Canción tonta (Federico García Lorca).
      De la sección “Canciones para niños” del libro “Canciones 1921-1924”.
  4. Ausencia (Manuel Altolaguirre).
  5. Estoy cansado (Luis Cernuda). Del libro “Un rio, un amor”.
  6. El aviador (Rafael Alberti). Del libro “Marinero en tierra”.
  7. La muerte (Juan Ramón Jiménez). Del libro “La muerte”.
  8. Canción del jinete (Andaluza) (Federico García Lorca).
      De la sección “Canciones andaluzas” del libro “Canciones 1921-1924”
  9. Murió al amanecer (Gráfico de la Petenera) (Federico García Lorca).
      Del libro “Poemas del cante jondo” (1921).
10. Camino  (Federico García Lorca). Del libroLibro de Poemas” (1921).
11. Paso (Poema de la saeta) (Federico García Lorca).
      Del libro “Poemas del cante jondo)
12. Diligencia (Fernando Villalón). Del libro “Romances del 800”.
13. Dolorosa (Gerardo Diego). Del libro “Vía Crucis”.
14. El herido (Rafael Alberti) Del libro “Marinero en tierra”.
15. Enamorado de nadie (Serafín Fernández Ferro).
16. La muerte con lluvia (Pablo Neruda).

No sabemos si musicó algunos más (por ejemplo los poemas que dice que le trajo Jorge Guillén. Algunos de ellos son muy emotivos para él, como la “Canción tonta” de Lorca, que forma parte de la sección llamada “Siete canciones para niños”, que en la segunda edición del libro “Canciones” (1924), aparecida en 1929, los dedica a la hija muerta de Morla, con estas palabras “A la maravillosa niña Colomba Morla Vicuña, dormida piadosamente el día 8 de agosto de 1928


EL DIARIO.-

Estos son los párrafos donde se mencionan la musicación de dichos poemas:

1933

27 DE MAYO. MÚSICA A POEMAS DE FEDERICO.
…..

     Así y todo he sacado provecho de las enseñanzas de del pobre Acario [estaba recibiendo clases de armonía del músico chileno Acario Cotapos], que tiene, sin duda, buen carácter. Le he puesto con facilidad música a tres poemas de Federico: “Despedida”, “Cazador” y “Canción tonta”. Primera audición de este ensayo en la noche…con los honores del bis. Éxito que atribuyo a una fuerte dosis de indulgencia bondadosa, a pesar del abrazo efusivo que me da Federico. (pág. 348).
…..

5 DE JUNIO. DÍA COMPLETO.


     Soirée [tarde, en francés] en casa después del concierto, a la que concurren músicos y críticos. Atmósfera propicia. Segunda audición de mis canciones. Federico lee primero los poemas y luego Bebé (María Manuela Vicuña Herboso, su mujer) los canta. Tiene una voz agradable y “dice bien”, lo que siempre he considerado como un requisito indispensable en el arte del canto: la dicción. Que se entienda el argumento que la música acompaña.
     Si yo pudiera creer la sinceridad de los aplausos, me bañaría en agua rosada. Pero toda esta gente (Cernuda, Lorca, Gerardo Diego y el músico Claudio Arrau) se encuentra en casa del autor de la música que acaba de oír y no estaría bien desairarlo. Más me convence la espontánea complacencia de Federico, que, en general, no disimula la verdad de sus sentires. (pág. 351).
…..

14 DE JUNIO. MÚSICA MODERNA.
..…
     En la noche le doy a conocer a Manolito Altolaguirre la música que me ha inspirado un poema suyo, lleno de ternura filial, que se titula Ausencia. La he escrito con un gran cariño y Manolito la ha escuchado con una emoción intensa que me ha conmovido. No he dudado de su sinceridad son momentos en que me atrevo a creer en mí. Es un muchacho sensible y afectuoso que atesora un alma infantil. Amén del talento que tiene, es distinto a todos los demás: mayor sencillez, más generoso de corazón y más bueno. (pág. 353).
…..

11 DE JULIO. DON MANUEL AZAÑA Y FEDERICO.
…..


    Se charla en el salón y luego se dan a conocer [a Manuel Azaña, Rivas Cherif y sus respectivas mujeres] las melodías que me han inspirado los poemas de Federico. He creado tres más sobre obras de mis amigos: “Estoy cansado”, de Luis Cernuda; “Ausencia” de Manolito Altolaguirre, y “El aviador” de Rafael Alberti.
     Azaña se interesa y me pregunta cómo se genera mi inspiración. No lo sé. Solo compongo música cuando tengo ganas de hacerlo, espontáneamente, muchas veces sin saber exactamente lo que hago, influido por una emoción, por una poesía que me ha conmovido o por un paisaje. Casi podría asegurar que estas canciones se generan solas. (pág. 358).        
…..

18 DE SEPTIEMBRE. GABRIELA MISTRAL, MAGNÍFICA Y EXTRAORDINARIA.

     Por la noche, mientras, nuevamente en familia, se comentaba el suceso [un enfado de Gabriela Mistral, que se marchó sin despedirse], yo, absorto en el piano, me ocupé en crearle música a un fascinador poema de Juan Ramón Jiménez –“La muerte” –, lo que me permitió sustraerme a las disertaciones que, por momentos, asumían las violencias de una polémica. Dominado por la desolación y la belleza trágica de la obra del inconmensurable poeta, sólo oía el rumor de las voces:   



¡Quiero dormir, esta noche
que tú estás muerto; dormir;
dormir, dormir, paralela-
mente a tu sueño completo;
a ver si te alcanzo así! 
¡Inmenso de angustia desesperada! 
(pág. 364).

23 DE SEPTIEMBRE. FEDERICO, A BUENOS AIRES.
..…
     Durante estos trajines, largos y exasperantes–tan llenos de complicaciones inútiles– [visado del pasaporte de Federico para ir a Argentina], Federico me ha manifestado su gratitud como sólo él es capaz de hacerlo: cantándome  –mientras íbamos de un lado a otro– las melodías que he compuesto a sus poemas “Despedida”, “El cazador”, “Canción tonta” y “Canción del jinete”:

Córdoba, lejana y sola. (Andaluza).

     Es un ser incomparable con el que uno podría andar kilómetros sin cansarse. (pág. 365).
…..

15 DE OCTUBRE. DESPEDIDA DE MANOLITO ALTOLAGUIRRE.

     Hace días que sufro de un insistente dolor de oídos. En la cabeza: el gran rumor de un tren que no acaba nunca de pasar. En ese estado asisto en casa a la soirée [tarde] de despedida con que festejamos a Manolito y a Concha….
     Manolito le ha pedido a Bebé [la mujer de Carlos Morla] que le cante por última vez la melodía que le compuse a su poema “Ausencia”. (págs. 368-369).
…………………………………………………………………………………………….

1934

12 DE ABRIL. REGRESO DE FEDERICO.

     Periodo de abundante producción musical. Espero a Federico con melodías que he compuesto para tres poemas suyos: “Murió al amanecer”, “Camino” (Gráfico de la petenera) y “Paso” (poema de la saeta): “la procesión que va por el río de la calle hasta el mar”. 
     Le he dado también una interpretación musical a “La diligencia de Carmona” de Villalón [muerto en 1930] –con galope de caballos y sonajera de cascabeles–, y a la “Dolorosa” de Gerardo Diego, que es una evocación conmovedora de la Virgen ante el Cristo exánime.
…..
     Escucha las nuevas canciones con una atención que me conmueve y las interrumpe con exclamaciones de aprobación. (pág. 386).
…..





18 DE MAYO. FEDERICO, BROMISTA.
…..
     Ya se han ido [Federico y otros visitantes], mas no puedo dormir. Me pongo la bata y me siento al piano. 
     He compuesto dos canciones más. Una para “El herido”, de Rafael Alberti, y otra para un poema–que me ha llenado de asombro–que me ha traído el chiquillo Serafín [Serafín Fernández Ferro: La Coruña, 1912-México, 1957, la ex-pareja de Luís Cernuda, al que dedicó los poemarios “Los placeres prohibidos” y “Donde habite el olvido”]. Se titula “Enamorado de nadie”. (pág. 391).






2 DE JUNIO. DÍA GRANDE Y NOCHE INOLVIDABLE.

     La soirée en casa dura hasta las cuatro de la madrugada. Puede decirse que han acudido todos los contertulios para conocer a Pablo Neruda. Reina animación y afinidad. Mucha alegría…. Bebé, enseguida, interpreta mis canciones musicales sobre temas de Federico, Alberti, Cernuda, Manolito Altolaguirre, Gerardo Diego, Villalón, Pedro Salinas y Juan Ramón Jiménez, que son discutidas y comentadas dentro de un espíritu de benevolencia   (págs. 393-394).
…..

29 DE AGOSTO. POEMAS DE JORGE GUILLÉN.
..…
     La poesía, en mi sentir, llama a la música. Alcanza su plenitud emotiva cuando se acompaña de ella. Por eso es que me esfuerzo, modestamente, de crearla en un segundo plano, respetando escrupulosamente la integridad del poema. Soy el primero en condenar esas mutilaciones con que los grandes compositores destrozan las obras que transforman en canto. Para satisfacer las exigencias del ritmo o evitar la modificación del curso de una línea melódica, suprimen sin vacilar frases enteras o las repiten varias veces, según conviene a su concepción musical.
     Cambiamos ideas sobre este tema con Guillén, y como me alienta la bondad con que me escucha, me atrevo a enseñarle lo que he hecho hasta aquí en el sentido expresado. Me dice “que desea figurar entre esos poemas armónicos”. Me alaga que me lo diga. (pág. 416).     

  

14 DE SEPTIEMBRE. NUEVO ENCUENTRO CON JORGE GUILLÉN.
…..
     Me ha traído [Jorge Guillén] –gentileza que agradezco– algunos poemas suyos para que, juntos, elijamos los que mejor se presten para crearles un acompañamiento musical. (pág. 421). 


29 DE SEPTIEMBRE.
NUEVAMENTE GABRIELA MISTRAL Y MARÍA DE MAEZTU.
…..
     Pablo me ha traído un poema que me ha escrito especialmente para que le ponga música: “La muerte con lluvia”. No acierto a determinar las sensaciones extrañas que me infunde. Es luminoso y oscuro a un tiempo; alucinante. Tiene matices platinados, mercuriales, tinieblas, reflejos de espejos de metal y cabelleras de agua.

Quiero el final del día,
y una ventana negra
y una campana herida.
Quiero un final de luna
con la luna quebrada
y una llave de lluvia...


     Pocas veces me ha sido dado adaptar a un poema un tema musical con mayor facilidad. Pocas veces también he quedado tan satisfecho con él. Creo que es lo mejor que he hecho en música hasta aquí. (pág. 423).
…..

1935

13 DE MAYO.
…..
     Paquito Sola me acompaña a la “Unión Radio” donde Retina Valero va a cantar dos de mis canciones –“Paso” y “Diligencia”– y me piden que las acompañe yo. Paco me anima y accedo…Estoy tranquilo.
     Me encuentro en un cuarto, con el piano, el aparato emisor, y un señor que dirige la maniobra. Nadie más. Pensar que nos oyen millares de personas…
     En casa, recibimiento de los míos. Me han escuchado con emoción todos…hasta la cocinera. (pág. 477).    

BIBLIOGRAFÍA.-

MORLA LYNCH, Carlos: En España con Federico García Lorca. (Sevilla: Renacimiento, 2008). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario