miércoles, 2 de mayo de 2018

MIGUEL HERNÁNDEZ Y LAS CANCIONES DE LA GUERRA


LA OBRA COMPLETA DE MIGUEL HERNÁNDEZ. -


En octubre del pasado año, y para celebrar el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández (murió en Alicante el 28 de marzo de 1942), la editorial Edaf de Madrid publicó “La obra completa de Miguel Hernández”. Se trata de la recopilación más completa, hasta la fecha, de la obra del poeta alicantino. El libro incorpora más de 3.000 modificaciones y novedades de la última edición de 1992, que realizó la editorial Espasa Calpe, según dice el responsable de la editorial, José Antonio Fossati. Este trabajo ha sido realizado por Jesucristo Riquelme, uno de los mejores especialistas de la obra del poeta. Según él nos cuenta: “el libro es una edición revisada, corregida y ampliada de toda la obra literaria de Miguel Hernández: poesía, teatro, cuentos, prosas y crónicas periodísticas, con sustanciosas novedades”. Tardó ocho años en preparar el libro, aunque en realidad, lleva toda su vida profesional dedicándose a este menester, ya que desde su tesis doctoral dedicada al poeta, no ha parado de editar trabajos sobre él.

“La obra completa de Miguel Hernández” supone un esfuerzo para ofrecer la obra verdaderamente completa del poeta, incrementando el corpus hernandiano con varias composiciones hasta ahora no incluidas en ninguna edición de sus obras, y otras tantas que provienen de poemas tachados, inacabados o apócrifos. Hay un total de una treintena de nuevos textos no incluidos en la anterior Obra Completa que dirigió José María de Cossío.

Aprovechando la salida de este trabajo, vamos a comentar los primeros versos del poeta que fueron puestos en música.  

EL POETA-SOLDADO (1936-1938). -

Tras el golpe de Estado contra la II República, el 18 de julio de 1936, Miguel Hernández se afilia en septiembre al Partido Comunista de España, (carnet 120.295), y el 23 de ese mismo mes, se alista como voluntario en el Quinto Regimiento de las Milicias Populares creado por el PCE (con la profesión de mecanógrafo), que tenía su sede administrativa en un convento confiscado a los salesianos (calle Francos Rodríguez 5, de Madrid). 

En la guerra participa (con el arma de la palabra) primero, en la 2ª Compañía de Fortificaciones, como zapador, en Cubas de la Sagra (Madrid), y en noviembre, como comisario delegado (del departamento de Cultura), reclamado por el cubano Pablo de la Torriente. Oficialmente solo hubo comisarios políticos, que, por orden circular de 15 de octubre de 1936, se subordinan al nuevo Comisariado General de Guerra. Este comisariado, que se jerarquizó con comisarios, subcomisarios y comisarios-delegados, tiene la función de “ejercer sobre la masa de combatientes una constante influencia a fin de que en ningún instante se perdiera la noción de cuál era el espíritu que debía animar a la totalidad de los combatientes en la causa a favor de la libertad”. Jamás existió la denominación comisario de Cultura, aunque el 16 de octubre de 1936, Largo Caballero, presidente del Gobierno republicano, publica una disposición oficial para regular los cometidos del comisariado; entre las tareas encomendadas al comisariado político, destacaban las eminentemente culturales: ordenar y gestionar bibliotecas, componer periódicos murales, elaborar el periódico impreso de la brigada: “Al ataque”, y organizar actos charlas para aleccionar y distraer a los combatientes, con discursos, recitales y canciones.

SALIENDO DEL CONGRESO
Migue Hernández participa en cuatro frentes: el de Madrid (desde el 25 de septiembre de 1936), en Cubas de la Sagra; en el frente del Sector Sur del Ejército de Andalucía (desde el 2 de marzo de 1937), en Jaén (donde asiste, en primera línea de batalla, a la toma del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza de Andújar). En el Frente extremeño (desde junio de 1937), en Castuera (Badajoz), desde donde se traslada a Valencia el 2 de julio de 1937, para asistir al II Congreso Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura convocado por la Alianza Internacional de Intelectuales Antifascistas, y en el Frente de Aragón (desde diciembre de 1937), en las proximidades de Teruel.

En junio de 1938, se traslada a la Escuela de Oficiales de la VI División, ubicada en Albalat dels Sorells (Valencia). El poeta colaboraba entonces en la Revista de Occidente, en el periódico Ayuda, en Nueva Cultura y en la revista Independencia. Y en septiembre se trasladas a Torrent (también en Valencia), lugar donde se encontraba la sede central del Estado Mayor del Ejército de Levante. Allí, en el Comisariado del Grupo de Ejércitos, comparte residencia con el compositor Carlos Palacio, el músico Abel Mus, los escultores Antonio Ballester y Rafael Pérez Contel (con el que compartió habitación), los pintores Francisco Carreño y Eduardo Vicente, los escritores Ángel Gaos, Antonio Rodríguez Moñino, Ramón Garciasol y Manuel Llácer que formaban parte de la sección de propaganda del Estado Mayor del Ejército de Levante. Esta sede central, era denominada en clave, la “Posición Pekín”, y estaba situada en el confiscado palacio de los Trénor. Allí, en ese edificio apartado, rodeado de huertas y naranjos, a 9 kilómetros de la capital valenciana, fue donde el poeta, junto a este grupo de artistas, que formaron los sábados por la noche, una tertulia que ellos mismos la denominaron “El Ballenato” (en alusión a la ballena bíblica que arrojó a Jonás de su vientre y lo devolvió a una nueva vida).


Uno de los cometidos que tenía Miguel Hernández en este sitio era el de escribir canciones para animar a los soldados que luchaban en el frente. Es allí en Valencia donde conoce al brigadista internacional Lan Adomián (Jakob Weinroth Waisman: Moguilov-Podolsk, Ucrania, Imperio Ruso, 1905 - México D.F., 1979), violinista, compositor, y director de coro ruso que emigró a los E.E.U.U. en 1922 (con 17 años), desde donde había llegado a Valencia en 1937, para enrolarse en el Batallón Lincoln.




SEDE DE LA ALIANZA
Se conocieron en septiembre de 1938, como el mismo músico comenta: “estuve en Valencia, para conocer músicos e intelectuales de España y para traer a Estados Unidos un mensaje de nuestra República. Muchos intelectuales se reunían en la calle de Trinquete de los Caballeros [en el número 9, donde tenía su sede la Alianza de Intelectuales Antifascistas en Defensa de la Cultura]. Allí conocí a Miguel Hernández y a Pla y Beltrán (Pascual José Pla y Beltrán: Ibi, Alicante, 1908 - Caracas, Venezuela, 1961, también poeta). Este compositor le puso música a tres letras de Miguel Hernández, como veremos.

1. LAS PUERTAS DE MADRID:

La primera fue “Las puertas de Madrid”. Miguel Hernández había creado en noviembre de 1937 la obra de teatro “Pastor de la muerte” (no se publicó en libro hasta 1960, en Argentina), para ser representada en los frentes de Madrid, para levantar la moral a la tropa. Obra dividida en cuatro actos y tres cuadros cada acto, fue escrita en verso (2.390 versos), y es un alegato a la defensa de la ciudad de Madrid, por parte de todos los madrileños y un homenaje al heroísmo de los combatientes. Se puede vislumbrar en la obra personajes reales como El campesino, Pablo de la Torriente (el cubano), o el propio Miguel. En el Acto cuarto, cuadro primero, escena I: El Cubano y varios grupos de soldados, que hacen la instrucción militar, escriben cartas, limpian fusiles y ametralladoras, juegan con naipes y reposan tendidos bajo algún árbol. El traje de todos es el adoptado por las milicias al fundirse en el Ejército Popular. Es la voz de varios soldados los que cantan estos versos, convertidos en canción.



La Adomian le pone música en septiembre de 1938 (como indica Carlos Palacio) y letra y música son publicadas en la revista “Comisario” de Madrid, editada por el Comisariado de Guerra (nº 3: “Homenaje a Madrid”; noviembre de 1938; p. 47-48 la letra y p. 49 la partitura).











En febrero de 1939, dentro del trabajo de la mencionada sección de propaganda del Ejército de levante, se edita en Valencia, en el libro “Colección de canciones de lucha”, un cancionero sin partituras, de canciones recopiladas por el músico Carlos Palacios (y con dibujos de Rafael Pérez Contel, Antonio Ballester, francisco Carreño y Eduardo Vicente), con marchas e himnos internacionales y canciones inéditas escritas por conocidos poetas y compositores nacionales que servían a la república. El cancioner no llegó a distribuirse, pues la llegada de las tropas nacionales a Valencia hizo que se destruyese toda la edición, conservándose solo algunos ejemplares que sirvieron para realizar una edición facsímil, también en Valencia (Ediciones Pacific, 1980).



Al pie de página, aparece una nota que dice: “La música de las cuatro canciones LAS PUERTAS DE MADRID; TODOS CAMARADAS; LA GUERRA, MADRE; MADRID Y SU HERÓICO DEFENSOR es del compositor neoyorquino Lan Adomian, creador de muchísimas canciones populares, en las que ha puesto su arte al servicio de las causas más nobles y progresivas. Combatiente de las Brigadas Internacionales, ha luchado en el frente de Madrid, dejándonos al regresar a su país, unas bellísimas canciones escritas en septiembre de 1938”.








Parte de esta canción apareció en el artículo que Pla y Beltrán le dedicó a Miguel Hernández titulado “Una memoria para un poeta” y que apareció en la separata “Revista Mexicana de Cultura” del diario “El nacional de México” nº 165 de 21 de mayo de 1950. Lan Adomian escribe en sus memorias que “dicen que se canta en las cárceles franquistas. Se ha convertido en una especie de canción popular”.

En LOC (La Obra Completa, 2017), aparece en la sección IV “Poemas sueltos. Poesía en tiempos de guerra”, con el número 12, con la nota: “Canción en Pastor de la muerte 26-11-37; Comisario 3, 3-12-38”. Página 741.


LAS PUERTAS DE MADRID 


2. LA GUERRA, MADRE:

La segunda canción que realizaron fue “La guerra, madre”. No fue editada en ninguna publicación hasta febrero de 1939, en el que se edita en el mencionado libro “Colección de canciones de lucha”.





En LOC aparece en la sección IV “Poemas sueltos. Poesía en tiempos de guerra” con el número 16; p. 746.












 LA GUERRA, MADRE


3. CANCIÓN DE LA SEXTA DIVISIÓN:

La tercera fue un encargo de la 6º División (donde se encontraba Miguel Hernández) para que le compusiera un himno a la división. Respecto a este himno, Lan Adomian nos dice en su libro de memorias “La voluntad de crear” (incluido en una carta dirigida al que fue Ministro de Información de la República Española, Salvador Etchevarría, con fecha 16 de mayo de 1957): 

Una mañana vino Miguel a mi casa. Yo tenía allí una habitación [calle Trinquete de los Caballeros 9, donde tenía la sede la Alianza de Intelectuales Antifascistas en Defensa de la Cultura] y estaba componiendo. Entró Miguel con los oficiales de la 6ª División y les dijo que yo era la persona indicada para componer el himno de la División. Me entregó la letra y se marchó. Aquella noche la pasé componiendo ese himno: noche de bombardeo del puerto de Grau. Terminé la canción esa noche. 

Al día siguiente fui a almorzar en el restaurante Munich de la calle de la Paz; se asoma un sargento chófer de la División y me indica que salga. Salí. En la calle, el coche de la División. Subí y en dos minutos llegamos a la casa de Trinquete de los Caballeros. Con ademanes “misteriosos” me condujo a mi cuarto de trabajo: bolsas de garbanzos, lentejas, arroz (!), azúcar (!!), un chusco blanco de oficial y… ¡diez cajetillas de los cigarros que llamábamos “antitanques”! 
En LOC (La Obra Completa), aparece en la sección IV “Poemas sueltos. Poesía en tiempos de guerra” con el número 17; p. 746-747


 CANCIÓN DE LA SEXTA DIVISIÓN


GRABACIONES:

Estas tres canciones aparecieron grabadas por primera vez en 1998, en el disco CD “Canciones de lucha 1936-1939. Selección” (Dahiz EGT 745 CD, 1998), que recogía algunas de las canciones de este libro (aunque la última no está en la recopilación de Carlos Palacios). Fueron interpretadas por el Coro Mixto de Cámara de Valencia, con dirección de Salvador Moroder y el piano de Ana Vega Toscano:

6. Las puertas de Madrid.
12. Canción de la 6ª división.
16. La guerra, madre, la guerra.

En 2001 se editó un CD-libro que ampliaba el repertorio del anterior.
6. Las puertas de Madrid.
8. La guerra, madre, la guerra.
23. Canción de la sexta división.  


LA HISTORIA DEL NUEVO HIMNO DE LA REPÚBLICA DE 1957:

Esta última composición de Miguel Hernández y Lan Adomian tiene una historia posterior a la muerte del poeta. En el año 1957, el gobierno republicano en el exilio quiso sustituir el “Himno de Riego”, como oficial de la república española, por uno nuevo. 
LAN ADOMIAN Y TERESA TORAL
Lan Adomian retorna a los Estados Unidos el 20 de diciembre de 1938, a bordo del trasatlántico “Ausonia”, pero en 1951 se instala en la ciudad de México, abandonando los EE.UU. huyendo de la persecución del senador Joseph McCarthy a los comunistas estadounidenses (la famosa “Caza de brujas”). Obtuvo la nacionalidad mexicana y fue profesor de composición y análisis en la ENM (Escuela Nacional de Música) de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México). Por estas fechas se había comprometido con Magda de Paul Nelken, hija de la escritora y feminista española (exiliada en México) Margarita Nelken Mansberger, aunque no llegó a casarse con ella (un cáncer acabó con su vida antes de casarse). Adomian recibe el encargo del gobierno republicano en el exilio, de realizar una composición para sustituir al Himno de Riego como himno de la república española y éste decide remozar su antiguo himno de la Sexta División con la ayuda de Margarita Nelken, que cambió algunos versos del estribillo de Miguel Hernández, para adaptarlo al himno. En lugar de:

De España, madre, es la sexta división,
De España, madre, es la sexta división
que España ha de salvar del pie de la invasión.

lo cambia por menciones más generales y patrióticas:

¡En pie República española, con decisión!
¡En pie con alma y vida, frente al felón!
A España la salvarán sus hijos con tesón.

El nuevo himno fue estrenado en México el día 13 de abril de 1957, en la sede de la Embajada de España en México. Fue cantado por el Coro del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, dirigido por el maestro Jaramillo, acompañado al piano por Salvador Ochoa.

Lan Adomian también compuso en 1964 una obra titulada “Cantata de las ausencias” para tenor y coros, con textos del “Cancionero y romancero de ausencias” Poco antes de su muerte (9 de mayo de 1979), la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) instituyó el “Premio Nacional Lan Adomian de Composición”. Su última mujer, la química (y grabadora) española María Teresa Toral Peñaranda (Madrid, 1911 - 1994), que en 1956 se exilió también a México, donde fue profesora de Química y Bioquímica en la UNAM y del Instituto Politécnico Nacional, entra en contacto con el biógrafo del poeta, Jesucristo Riquelme, y ésta le envía desde México una fotocopia del texto y de la partitura de este himno. La letra fue publicada por primera vez en España en 1987, en la revista Máomeno de San Javier (Murcia), p. 32. Fue editado por Jesucristo Riquelme en su “Antología comentada de Miguel Hernández” (Ediciones de la Torre, 2002).

En España se estrenó el día 27 de diciembre de 2004, con arreglo musical para banda y orquesta, del joven compositor alicantino Víctor Pérez San Roque (Alicante, 1981), en la Sala Gran Teatro de Elche, con el patrocinio del Centro Hernandiano de Estudios de Investigaciones del Ayuntamiento de esta Ciudad. Previamente se proyectó el largometraje documental “Compañero del alma”, con guion de Jesucristo Riquelme y José Manuel Iglesias, quien también lo dirigió.

En 2005, el Fondo Hernandiano de la Biblioteca Pública “Fernando de Loazes” de Orihuela, que gestiona este centro en colaboración con la Fundación Cultural Miguel Hernández, incorporó (procedente del Archivo de la Fundación Universitaria Española), un dosier con la letra y la partitura original de este Himno de la República Española, junto con correspondencia y recortes de prensa del fondo de Salvador Etcheverría Brañas (el que fuera Ministro de Información, Propaganda y Archivos y Secretario del Consejo de Ministros del Gobierno de la II República Española en el Exilio). Aquí podemos observar las diferencias entre una y otra letra:

Canción de la sexta división

La libertad nos ha dado su aliento,
la independencia y el pueblo su hogar.
En el combate por un mundo hermoso
nos aconseja la esencia del mar.

De España, madre, es la sexta división,
De España, madre, es la sexta división
que España ha de salvar del pie de la invasión.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.

Al otro lado del fuego y el odio
una mujer me requiere de amor.
Día vendrá que me lleve a su lado
con la victoria y los brazos en flor.

De España, madre, es la sexta división,
De España, madre, es la sexta división
que España ha de salvar del pie de la invasión.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.

Se apagarán en la paz los fusiles,
al pie del árbol feliz de rumor.
Y en donde entremos, talleres y pozos,
tienen que entrar la alegría y el sol.

De España, madre, es la sexta división,
De España, madre, es la sexta división
que España ha de salvar del pie de la invasión.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.

HIMNO DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA 
La libertad nos ha dado su aliento,
la independencia y el pueblo su hogar.
En el combate por un mundo hermoso
nos dan coraje la tierra y el mar.

¡En pie, República española,
con decisión! ¡En pie con alma y vida, frente al felón!
A España la salvarán sus hijos con tesón.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.
Patria de mi vida, tierra de mi corazón.

Al otro lado, el fuego y el odio.
El porvenir nos requiere de amar.
En el futuro seremos hermanos,
con la victoria y los brazos en flor.

Se apagarán en la paz los fusiles
madura el campo feliz de rumor;
y, en donde entremos, talleres fecundos,
habrán de entrar la alegría y el sol.


BIBLIOGRAFÍA:

ADOMIAN, Lan: La voluntad de crear. Tomo I, prólogo de Luis Rius; introducción de Claude Gandelman. México: Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México, 1980.
AGRAMUNT LACRUZ, Francisco: Intelectuales y artistas republicanos en Valencia: Miguel Hernández y El Ballenato. Debats, otoño 2004, nº 86, p. 99-112. ISSN: 0212-0585
HERNÁNDEZ, Miguel: La obra completa de Miguel Hernández. Edición de Jesucristo Riquelme con la colaboración de Carlos R. Talamás. Madrid: Edaf, 2017. ISBN: 978-84-414-3778-4
---. Antología comentada: Teatro. Epistolario. Prosa. Edición de Jesucristo Riquelme. Madrid: Ediciones de la Torre, 2002. ISBN: 84-7960-317-8 
MORENO FERNÁNDEZ, Oscar: Miguel Hernández y la música. Orihuela (Alicante): Fundación Miguel Hernández, 2008.
OSSA MARTINEZ, Marco Antonio de la: La música en la guerra civil española. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2011. ISBN: 978-84-9044-071-1
ПАЛАСИО Карлос [PALACIO, Carlos]: Композитор и жизнь. Автобиографические заметки [El compositor y la vida. Notas autobiográficas] Ред. Г.М. Шнеерсон, Пер. с исп. О. Редина, Худ. М. Шевцов [Edición de G.M. Schneerson; traducción al ruso: O. Redin (introducción) y M. Shevtsov)]. Москва: Советский композитор, 1980. - 232 с. [Moscú: Ediciones de la Unión de Compositores Sovíét1cos, 1980. - 232 p.].
PALACIO, Carlos: Colección de canciones de lucha. Valencia: Tipografía moderna, 1939.
---. Colección de canciones de lucha. Madrid: Ediciones Pacific, 1980. (facsímil de la edición anterior).
---. Acordes en el alma: memorias. Alicante: Diputación Provincial, Instituto Juan Gil-Albert, 1984. ISBN: 84-505-0941-6
---. Diario de invierno: vida, hombres, nubes. Alcoy: Ciudad, 1987.
RIQUELME, Jesucristo: Miguel Hernández y el nuevo himno de la república española. Jaén: IGE Instituto de Estudios Giennenses, 2017.
RIUS, Luis; Gandelman, C; Toral-Andomian, M.T: Lan Adomian. Su vida. Su música. El compositor y el hombre. Los universitarios, marzo 1981, nº 183, p. 6-8 México UNAM
ISSN: 0185-4143
VEGA TOSCANO, Ana: Aspectos Sociales de la Música. Canciones de Lucha: Música de Compromiso Político en la Guerra Civil Española. Revista de Musicología, 2000, p. 177-194
---. Canciones de lucha. Música de compromiso político en la Guerra Civil Española. En: Campos interdisciplinares de la musicología: V Congreso de la Sociedad Española de Musicología. Barcelona, 25-28 de octubre de 2000). coord. por Begoña Lolo. Vol. 1, 2002. págs. 177-194. ISBN: 84-86878-76-4,
Revista “Comisario” de Madrid: Comisariado de Guerra. Año I, n. 3 (nov. 1938), p. 47-49
VVAA: Revista Comisario 1938 - 1939. Edición facsimilar. Estudio introductorio de José Luis García Martin. Mérida (Badajoz): Editora Regional de Extremadura, 2003. ISBN: 84-671-714-8

DISCOGRAFÍA:
VV. AA: Canciones de lucha 1936-1939. Selección, CD (Dahiz EGT 745 CD, 1998).
---. Canciones de lucha. Songs of battle 1936-1939, CD+FOLL (Dahiz producciones, 2001).

PARTITUTRAS:
LAN ADOMIAN: Cinque canciones d’Espagne. Voz y piano. Textos de Miguel Hernández y Plá y Beltrán (1938). G. Schirmer publisher.

No hay comentarios:

Publicar un comentario